¿Qué comer en un viaje a China?

¿Qué comer en un viaje a China?
  • Autor de la entrada:

Cuando visitas China te das cuenta de que el “Arroz Tres Delicias” y los “Rollitos de Primavera”, tal como los conocemos en España, no existen en realidad dentro de la gastronomía china. Los restaurantes chinos varían mucho el contenido de sus cartas, de acuerdo a la región e incluso a la ciudad donde te encuentres. Por ejemplo, si vas a Beijing, encontrarás que cocinan muchos platos asopados, con caldo y con picante. En Shanghai, en cambio, suelen usar bastante picante también pero los platos son más secos, al horno o fritos. El arroz lo comen blanco y como acompañante del resto de platos.

Los Noodles, protagonistas de la gastronomía china.

Si eres de los que se preocupa por la comida cuando visitas lugares desconocidos, entonces deberías considerar comer en el hotel (suponiendo que te quedes en un hotel con restaurante internacional) o en las franquicias de restaurantes. En las principales ciudades como Beijing o Shanghai encontrarás muchos de estos y no será mayor problema, aunque si visitas ciudades del interior como Xi’an o Pingyao, te costará un poco más. Pero no tienes de qué preocuparte porque la comida china es deliciosa y utilizan muchos vegetales, sopas y verduras. Así que seguro vas a probar platos fabulosos donde sea que te encuentres.

Manitas de cerdo al wok.

Sólo procura comer en establecimientos o en ferias de comida que no sean los puestos ambulantes que verás por cualquier parte y céntrate en locales que cumplan con estas características fundamentales:

  1. Que tengan la carta en inglés o con fotografías.
  2. Que tengan platos “buyao lade” (sin picante), si eres de los que no come picante.
  3. Que sean cadenas de comida. Puedes ver mis favoritos en «3 lugares de comida rápida y un café en China»

Si quieres probar algunas comidas típicas, intenta con los “Dumplings” o los “Dim Sum” que suelen venir acompañados de unas sopas con vegetales. También puedes probar noodles en todas sus versiones.

Si no te gusta el picante, asegúrate que tu plato sea “buyao lade”.
Los maravillosos Dumplings.

Además, si vas a Xi’an y visitas el barrio musulmán, puedes comprar un pan del tamaño de una torta de pueblo con un sabor y textura únicos, por unos 5 yuanes.

Ahora bien, si eres de los más aventureros y disfrutas probando sazón de todo el mundo, entonces habrás llegado al lugar perfecto. Te sorprenderá descubrir ferias de comida subterráneas como si se tratara de Charlie y la Fábrica de Chocolate, donde encontrarás todo tipo de comida al atravesar una cortina de plástico. Exóticos platos como “sangre coagulada, guisada y súper picante” o manitas de cerdo con vegetales, hasta noodles con carne y verduras, arroz frito, dumplings o un bocadillo en un pan estilo árabe.

Podrías ir a la calle Wanfujing y atreverte con los pinchos de escorpiones moviéndose o los caballitos de mar esperando a que los metan en la freidora. Esto no te causará tanta impresión como el olor que te acompañará hasta que logres salir de ese largo callejón. Si no te atreves con los insectos, también venden brochetas de frutas caramelizadas, pinchos de carne/pollo, rollitos de primavera gigantes o postres típicos.

Las comidas más auténticas están detrás de esas cortinas…
Insectos a la carta.

Si hay algo que no te dejará indiferente es entrar a un Carrefour. En la sección de pescadería, tienen unos acuarios gigantes con todo tipo de peces, tortugas, anguilas, sapos, ranas pero todo vivo (como una tienda de mascotas). La gente haciendo la compra, selecciona el animal que le guste, lo pesa y se lo lleva a casa vivo para cocinarlo.

También tienes que fijarte muy bien cuando compres dulces porque alguna bollería parece de chocolate, pero son de una crema de alubias. Realmente saben muy bien, pero que no te sorprenda un bocado esperando que sea chocolate, porque a chocolate no sabe.

Además, notarás que no suelen comer lácteos. Generalmente las bebidas que parecen leche son de soja o bebidas vegetales. Así que si eres de los que consume leche, te costará un poco encontrarla o tendrás que estar dispuesto a pagar bastante más de lo que estás acostumbrado, porque la que se consigue es cara.

Zona de carnicería/pescadería en Carrefour.